¿Cuál es la posición de los militares venezolanos?

Como pieza indispensable de esta suerte de caja de herramientas para entender la realidad venezolana que buscamos construir junto a El Popular, nos pareció de fundamental importancia el discurso pronunciado en la Asamblea Nacional el pasado 5 de julio -203° aniversario de la proclamación d ela Independencia de Venezuela- por el General en Jefe Vladimir Padrino López, Comandante Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Por su extensión, hemos debido realizar algunos extractos, que estamos seguros serán de sumo interés para usted, querida lectora y querido lector. Para leerlo completo, acceder aquí.

“(...) Don José de Sata y Bussy, un sargento de artillería firmante del Acta de Independencia, (...) decía esta expresión: “Dichoso el Estado Militar si sus armas se enmohecen en medio de una profunda e inalterable paz, dichoso él si jamás necesita la Patria de su funesto ministerio, pero si el destino lo ordena de otra suerte, si los enemigos exteriores o interiores se oponen a tus santos designios, él protesta ser el apoyo de la libertad, el terror de la ambición y el destructor de la tiranía”. Así lo afirmaba él. (Aplausos).

(...) Por allí andaba rondando Bolívar, José Félix Ribas, Miranda, azuzando con sus doctrinas, con sus discursos revolucionarios, y conspirando contra las posturas conservadoras. Esta Independencia declarada reivindica para siempre la voluntad popular, soberana, y una orgullosa dignidad nacional que inscribió a Venezuela entre los países libres del mundo en condiciones de plena igualdad política y con pleno derecho natural de afirmarse, defenderse y salvaguardarse.

(...) Así pues, queridos compatriotas, la paz es una tarea que exige más valentía, más determinación y más heroísmo que la propia guerra. El proceso bolivariano ha demostrado durante estos años la determinación de ser pacifista, promoviendo la paz en cada rincón y en cada espacio de nuestra Patria y más allá. Vale mencionar los esfuerzos por mantenerla por parte del ciudadano Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela y Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, quien ha hecho ingentes esfuerzos llamando al diálogo y al encuentro con los distintos sectores de la sociedad; pero aun así, lamentablemente, nos encontramos con quienes pretenden imponer su voluntad por la vía de la violencia, e incluso, por la vía del terrorismo. (Aplausos).

Esto como se desarrolló en los últimos hechos, hechos inducidos y tarifados por poderes fácticos, obviamente, que buscan un enfrentamiento entre hermanos de un mismo pueblo, que mantuvieron en zozobra a una parte de nuestra población: ancianos, hombres, mujeres y niños, colocándolos bajo estado de secuestro, cercenándoles derechos fundamentales, y llevando a la muerte a decenas de compatriotas y centenares de heridos. Los mismos que destruyeron con su malévola inspiración propiedades públicas y privadas, despojando a buena parte de nuestro pueblo de sus alimentos y del combustible necesario para generar la electricidad en nuestro sistema eléctrico de generación distribuida, y de todos los insumos necesarios para hacer la vida normal. A esto se le suma la reciente develación de planes de magnicidio para derrocar al gobierno legal y legítimamente constituido, para aniquilar nuestras alianzas, y para reimplantar aquí el modelo opresor y depredador del cual nosotros estamos saliendo. (Aplausos).

(...) Ante las embestidas vividas contra nuestra Patria en estos 15 años de Revolución, debo decir que el Estado revolucionario se ha dotado de estructuras para enfrentarlas. En primer lugar, el líder supremo de la Revolución emprendió una cruzada por la cohesión nacional y, además de ello, por el fortalecimiento del aparato militar; esas dos variables son la que le imprimen a un pueblo su voluntad de lucha y su voluntad de vencer: la cohesión nacional y una buena doctrina de organización y estructura en nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana. (Aplausos).

A esto, por supuesto, se le adiciona la conformación de una nueva estrategia nacional basada en el concepto de la guerra de todo el pueblo que rige la doctrina militar venezolana, construida por las manos, las ideas y la visión del Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez. Analizando todo esto, tal vez sea ésta la causa del fracaso de todos los intentos y experimentos de los aventureros, de las quintas columnas que operan en nuestro país empleando todas las técnicas y medios que han tejido a la luz de todas la metodologías para derrocar gobiernos en América Latina, incluyendo la posibilidad del empleo del poder militar, de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en este caso. (Aplausos).

(...) Digo esto, queridos compañeros y compañeras, porque ante las dificultades premonitoriamente anunciadas por nuestro Comandante Supremo –debo decirlo así–, sectores de la baja política han hecho llamados abiertos y encubiertos a oficiales de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana para desconocer lo más sagrado que es nuestra Constitución y la legitimidad del Presidente Nicolás Maduro Moros, lo cual se constituye en una ofensa, en una afrenta contra la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Desde esta Tribuna, permítanme ustedes exigir respeto para nuestros soldados y nuestras soldadas e invitamos, incluso, a valorar la conciencia cívica y militar de nuestra Fuerza Armada. No la subestimemos, no la injuriemos; por el contrario, apreciemos el arrojo de sus solados, de sus soldadas, quienes día a día forjan caminos de libertad junto al pueblo para construir la Venezuela feliz, próspera, potencia. Al final, compatriota, somos venezolanos y venezolanas, hermanos y hermanas, hijos e hijas de Dios, esto lo digo bajo el amparo de algo que debe unirnos para siempre que es la Independencia Nacional. (Aplausos).

(...) Yo pregunto: ¿Quién en esta audiencia puede negar ese signo originario con que nacimos: antiimperialistas? ¿Quién lo puede negar? (Aplausos). Todo venezolano, venezolana que haya nacido a la luz de la Independencia de Venezuela y con el ideario bolivariano es un antiimperialista; y hoy la Fuerza Armada Nacional Bolivariana reafirma con mucha firmeza el carácter antiimperial ante el pueblo y los pueblos del mundo. ¡Que lo sepa el mundo entero la condición y el carácter antiimperialista de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana! (Aplausos).

(...) En el Discurso de Angostura el Libertador Simón Bolívar delineaba la política para la cual se utilizaría la fuerza militar como instrumento de acción, la materialización de esta coordinación tácita que gestó el músculo guerrero de la República, produjo sus cuadros de mando que salieron se soldados profesionales de nuestra Academia Militar de Matemática fundada en 1810. Bolívar nació de las milicias de Blanco, Santiago Mariño, Rafael Urdaneta y tantos otros, pero de los ciudadanos del pueblo también vinieron feroces y aguerridos combatientes como José Antonio Páez, como Leonardo Infante, como Cornelio Muñoz, como el Negro Primero, gente del pueblo hechos soldados y soldados hecho pueblo. (Aplausos).

(...) Esa unión cívico-militar se ve expresada hoy en la conjunción mágica de militares y civiles como, por ejemplo, en la conformación del Movimiento por la Paz y la Vida. Mágico, bonito, hermoso, un movimiento impulsado por nuestro Presidente para ir por la convivencia solidaria, por la paz; allí está la unidad cívico-militar, en la Gran Misión Barrio Nuevo, Barrio Tricolor. Esa es una realidad, no es pintar techos, paredes, etcétera, es un factor de integración, integrador profundamente, y nosotros, la Fuerza Armada, la Milicia Bolivariana, allí con nuestro pueblo ayudando y cooperando. Esa es la verdadera realidad, así como la Gran Misión Barrio Nuevo, Barrio Tricolor; en todas las misiones sociales nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana está allí ayudando y cooperando, fusionado con el pueblo y haciéndonos felices, porque si algo hace feliz a un soldado es ayudar al prójimo. (Aplausos)

(...) Eso es realmente revolución, una Fuerza Armada que ha combatido junto al pueblo, contra las adversidades y amenazas que ha llevado su mano amiga a situaciones de emergencia nacional y que ha brindado apoyo constante a todas las instancias del Poder Público. (Aplausos).

Esta sí es la verdadera Fuerza Armada Nacional Bolivariana que se corresponde con las ideas originarias antes mencionadas y que recoge su carácter antiimperialista, humanista, popular, profundamente democrática y amante de la paz. Esa es nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana. (Aplausos).

Publicada originalmente en el semanario El Popular (Montevideo, Uruguay, nro. 275, 11 de julio de 2014)

Comentarios