El “sacudón” venezolano

Los pueblos latinoamericanos están acostumbrados al uso de términos como “sacudón”, “cimbronazo”, “paquetazo” y otros por el estilo para designar momentos en que los gobiernos aplican fuertes medidas económicas de ajuste y apretarle el cinturón siempre a los mismos. El pasado martes 2 de septiembre, el Presidente venezolano, Nicolás maduro, anunció un “sacudón”, pero fue muy distinto, veamos.

Buenas noticias

Buena parte de los medios internacionales a lo largo y ancho del planeta habían reservado el espacio en sus portadas, se esperaba en Venezuela una “serie de medidas económicas de ajuste”, al decir de un cable de la agencia francesa AFP.

Una expresión como esa solamente tiene un significado para los pueblos latinoamericanos: medidas de corte fondomonetarista que recortan el “gasto” social; en definitiva: hambre y desempleo.

Sin embargo, la alocución del presidente Maduro realizada en el Palacio de Miraflores la noche de este martes comenzó con el señalamiento de algunos avances obtenidos en materia social: la disminución de la pobreza del 69% en 1998 a un 19% en 2013 y la pobreza extrema del 36,8% al 5% en el mismo período.

De la misma forma, señaló el mandatario, el desempleo -en el mismo período- fue llevado de 25% a 6,8%, el más bajo en toda la historia nacional y con un componente adicional de gran importancia: el aumento de la ocupación formal, que ya supera en más de 20 puntos porcentuales a la ocupación informal.

En las entregas anteriores publicadas por El Popular de estas reflexiones sobre la real situación de Venezuela (todas disponibles en La caja de respuestas) hemos hablado de la guerra económica desatada por la burguesía parasitaria por apropiarse de la renta del petróleo y torcer el rumbo económico del Gobierno. A pesar de estos intentos, durante el primer semestre de 2014, la inversión social fue llevada de 60 a 64%, anunció Maduro.

Revoluciones dentro de la Revolución

Nicolás Maduro propuso, como parte del esfuerzo nacional por optimizar la eficiencia de las políticas públicas, “activar un conjunto de revoluciones para lo que resta de esta etapa, donde el pueblo empuje como principal protagonista”.

La primera de ellas, la económica, para lo que Maduro propuso “nuevas reglas de juego donde se tenga la capacidad de satisfacer las necesidades del país”, sin permitir que las mafias rentistas se apoderen de las divisas que se generan a partir de la explotación petrolera.

En segundo lugar, Maduro propuso una revolución “del conocimiento, de la cultura y de la tecnología, que abarca gran parte del desarrollo del país” y que permita el desarrollo del conocimiento requerido para la construcción de una nueva sociedad.

En tercer lugar, profundizar el modelo de las misiones sociales que tan importantes han sido para sacar a Venezuela de la miseria a la que era arrojada la inmensa mayoría del pueblo por los gobiernos anteriores al del comandante Hugo Chávez: “Se trata de una revolución que permita construir la nueva sociedad, donde los venezolanos tengan garantizados sus derechos sociales”.

En cuarto lugar, una revolución política del Gobierno, a partir del proyecto del Estado elaborado en la Constitución aprobada en 1999 y del Plan de la Patria, que tienen por objeto construir un Estado en manos del pueblo y con una lucha frontal contra la burocracia y la corrupción. “Sin dormirse en los laureles, que ningún burócrata saquee a la Patria, que no se corrompa a los funcionarios; capturemos a los culpables de querer dañar al país”, enfatizó el Presidente venezolano.

La quinta es la revolución del socialismo territorial, “que implica la consolidación de los servicios, que asumamos entre todos el modelo ecosocialista; el capitalismo generó el calentamiento global, los gases de invernadero que perjudican a la Tierra -que debemos evitar- y darle impulso a una sociedad que no perjudique al planeta”.

Metiendo quinta

Para poder dar impulso a estas cinco revoluciones, el presidente Maduro planteó un modelo en el que el Gobierno Nacional estará en estrecha vinculación con el pueblo organizado, con el Poder Popular. Para ello, se crearán los Consejos Populares Presidenciales, que funcionarán en coordinación con unas nuevas vicepresidencias sectoriales que serán instancias armonizadoras y coordinadoras de las políticas públicas implementadas desde los distintos ministerios.

Para esto, ya se anunció la convocatoria para los próximos días de los Consejos de las Mujeres de la Juventud, de la Clase Obrera, de los Pueblos Indígenas, de los Campesinos y de las Culturas.

“Reestructuración con un objetivo central: empoderamiento popular”, reafirmó el Presidente.

“En consonancia y conexión directa con el Plan de la Patria y las cinco revoluciones, he reorganizado la estructura del Gobierno; he decidido fusionar algunos ministerios para simplificar los procesos, ratificar algunos ministros, otros cumplirán otras tareas”, agregó.

“Quiero agradecer todo el esfuerzo a los compañeros que han sido relevados, cumplirán nuevas tareas próximamente. Hay que reconocer su entrega, nuca se había trabajado tanto antes en Venezuela”, señaló Maduro.

Agregó el mandatario que “estos cambios son para enfrentar los problemas que tenemos, inducidos, nuevos o viejos; con un pueblo consciente, que tiene confianza, que no se ha dejado desmoralizar ni desmotivar (...). Con ese espíritu de Patria vamos a organizarnos y a superar problemas del burocratismo”.

La nueva estructura

El presidente Maduro creó la Vicepresidencia de Economía y Finanzas, para que “asuma con fuerza el mapa de crecimiento y desarrollo de la Revolución económica con un nuevo modelo. Invito a los privados que quieran trabajar, que se integren; no se metan al saboteo, porque les va a ir muy mal. Hay reglas de juego para trabajar, los convoco una vez más. Eso sí, el que se meta a jugadas de lobby y economía criminal, lo alcanzará la justicia y la ley. No habrá más allá”.

En esta vicepresidencia estarán nucleados los ministerios de Economía y Finanzas, de Petróleo y Minería, de Comercio, de Industria, de Turismo y el ministerio de Transporte Acuático y Aéreo.

Se creó también una Vicepresidencia de Seguridad y Soberanía Alimentaria, “que es uno de los frentes por donde nos han atacado fuertemente. No se conoce en los últimos 200 años ningún país que se haya desarrollado sin haber asegurado su alimentación en primer lugar.”, destacó. Dicha vicepresidencia conducirá los ministerios de Agricultura y Tierras y de Alimentación.

“He conformado la Vicepresidencia de Planificación y Conocimiento para encabezar la revolución de la educación, de la ciencia”, que consideró imprescindible para la construcción de los objetivos del Plan de la Patria. Para esto, se fusionaron los ministerios de Educación Universitaria y de Ciencia y Tecnología, que juntos con los ministerios de Cultura y de Educación Básica completarán la vicepresidencia.

El primer mandatario creó también la Vicepresidencia de Desarrollo Social y de las Misiones Sociales, que buscará sostener e impulsar el dramático cambio procesado en Venezuela con el pueblo hasta ahora excluído como principal protagonista.

Igualmente se fusionaron el ministerio de la Juventud y el de Deporte, que junto con los ministerios de los Pueblos indígenas, del Proceso Social del Trabajo, de la Mujer, de Asuntos Penitenciarios y de la Salud, completan la vicepresidencia.

Luego fue creada la Vicepresidencia de la Soberanía Política y para la Revolución del Estado, que estará integrada por el ministerio de la Presidencia y la Gestión Pública, Comunicación Social, Relaciones Exteriores, Relaciones Interiores y Defensa. 

“Su tarea es la transformación del Estado para llevar a profundidad 'el sacudón'”, indicó.

Así mismo, se creó la Vicepresidencia de Desarrollo del Socialismo Territorial. Los organismos que la integran son el ministerio para las Comunas y Movimientos Sociales, el fusionado ministerio de Vivienda, Hábitat y Ecosocialismo, el de Transporte Terrestre y Obras Públicas y el de la Electricidad.

A buscar los problemas

“Ministros, abran las compuertas para construir los consejos de vicepresidentes, para que atiendan a la población, para fortalecer el Consejo de Estado, para construir políticas; es un sistema que debemos fortalecer aún más”, reclamó.

“Busquen los problemas donde estén. Cuando el Comandante Chávez preguntaba cómo está la cosa, si le decíamos no hay novedad, allí empezaban las novedades. Hay que buscar los problemas, no taparlos o mirar para otro lado, para ello es el Gobierno de Calle. Ellos saboteando, ganando en todas las encuestas, y nosotros ganando elecciones”, concluyó Maduro.

Publicada originalmente en el semanario El Popular (Montevideo, Uruguay, número 283, 05 de sptiembre de 2014)

Comentarios