Venezuela celebra nueve años como territorio libre de analfabetismo

El 28 de octubre de 2005 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco por sus siglas en inglés) dirigió un mensaje de felicitación al pueblo venezolano y a su presidente, Hugo Chávez, por su extraordinaria labor al hacer del país un territorio libre de analfabetismo. Hoy, a nueve años de ese importante hito de la historia venezolana, recordamos cómo fue ese proceso y para dónde va la educación en la Patria de Bolívar.

“Al declararse territorio libre de analfabetismo, Venezuela está realizando su más relevante contribución en nuestra marcha común hacia la educación para todos. Los logros alcanzados por la Misión Robinson no habrían sido posibles de no contar con la voluntad política y el apoyo al más alto nivel, y en cuanto a eso el presidente Hugo Chávez Frías merece una calurosa felicitación”, expresó la Unesco hace nueve años.

Cuando el comandante Hugo Chávez asumió la Presidencia, de un total de 22 millones de venezolanos, un millón 500 mil eran analfabetos y dos millones más no habían culminados sus estudios de primaria.

La Misión Robinson fue uno de los primeros programas sociales creados a partir del año 2003 por el comandante Hugo Chávez. Este fue el nombre que se le dio en Venezuela al método “Yo, sí puedo”, desarrollado en Cuba como mecanismo para alfabetizar personas de forma masiva en breves períodos.

El método “Yo, sí puedo” fue desarrollado por el equipo de la investigadora y docente cubana Leonela Relys, quien junto a otros educadores internacionalistas cubanos en Haití realizó una campaña de alfabetización por radio utilizando letras combinadas con números.

El gobierno de Cuba le encomendó a Leonela crear una cartilla de alfabetización de no más de cinco páginas utilizando ese método. En menos de un año se elaboraron las cartillas, se preparó la estrategia y los guiones de clases televisadas y se grabaron esas clases.

En Venezuela, la Misión Robinson (nombrada así por el seudónimo que utilizaba Simón Rodríguez, destacado filósofo y maestro de Simón Bolívar) entregó sin costo a sus destinatarios libros, útiles escolares,  videos, así como lentes para las personas con problemas de la visión.

Con la creación de la Misión Robinson -y a través de diversas adaptaciones del método “Yo, sí puedo”- surgieron nuevos programas como Misión Robinson II, que permite cursar estudios desde primero hasta sexto grado de educación básica; Misión Ribas, que permite completar los estudios estudios secundarios; y Misión Sucre, que hizo posible para los venezolanos el acceso a la educación universitaria a través de la municipalización de los estudios terciarios.

Para cumplir la meta, el Estado venezolano realizó la más masiva impresión y distribución de libros gratuitos en toda la historia nacional. Desde los más diversos libros de texto, divulgación en diversas temáticas y libros técnicos, hasta Don Quijote de La Mancha y Cien años de soledad.

Así mismo, se movilizó a un verdadero ejército de la cultura integrado por más de 100 mil jóvenes de todo el país. Desde estudiantes hasta militares que se incorporaron a los barrios y comunidades que requerían del esfuerzo alfabetizador.

El logro venezolano -alcanzado anteriormente solo por el pueblo cubano- fue ejemplo para los demás pueblos del mundo y para la región latinoamericana. La manera tan exitosa en que se logró la meta en Venezuela, permitió que más tarde en Uruguay, casi todo el continente y buena parte del mundo fuera continuada esta experiencia. 

El pasado 28 de octubre, como parte de la conmemoración de los nueve años como territorio libre de analfabetismo, el presidente Nicolás Maduro asistió a un masivo acto de graduación de egresados de las Misiones Robison, Ribas y Sucre, que se celebró en el Teatro Teresa Carreño, en Caracas.

En sus inicios, las misiones educativas recibieron muchas críticas de los sectores de la oposición, pero ya pueden verse resultados palpables; gracias a estos programas hoy Venezuela tiene el récord mundial de matrícula universitaria, con más de dos millones 600 mil estudiantes, dijo al graduar a más de 79 mil alumnos.

Destacó la importancia de las misiones educativas, “una creación maravillosa del comandante Chávez” nacidas en el año 2003, “que fue un año en el que enfrentamos golpes de Estado, sabotaje petrolero, económico. Las Misiones precisamente son un nuevo concepto donde el comandante Chávez, ante el acoso nacional, sabotaje y maldad de la derecha golpista y del imperio, echó adelante un gran proyecto educativo para el pueblo, porque solo a través de la educación haremos libre al pueblo y a la Patria”.

Estos programas educativos evidencian “cómo la Revolución ha tenido la capacidad para crear y empinarse por encima de las dificultades y salir adelante cada vez con mayor fuerza de los obstáculos, inducidos o no, que hemos tenido que enfrentar en estos 15 años de Revolución Bolivariana”. 

El periodista español Pablo Pascual González señaló recientemente en el blog Cubadebate que “actualmente, uno de cada tres habitantes de Venezuela bolivariana está estudiando, para lo que el Estado ha tenido que construir miles de centros de enseñanza primaria, secundaria y por cierto, 22 universidades públicas y más de 1.500 Aldeas Universitarias (importantísima misión por la que se consigue llevar las clases universitarias a los lugares más remotos del país). La educación es completamente gratuita en todos los niveles —gratuita de verdad, no como en España—, incluyendo los libros de texto y el transporte, las tres comidas diarias y también los ordenadores portátiles o tablets para el alumnado (más de tres millones y medio han entregado ya) y los viajes vacacionales, que por sexto año consecutivo disfrutaron gratuitamente más de dos millones y medio de niños y niñas”.

Una mirada al futuro

Maduro destacó en el acto de conmemoración de la declaración de la Unesco que estas misiones han logrado incorporar a la educación pública a millones de personas históricamente excluidas en el país. Casi un millón 800 mil venezolanos fueron alfabetizados hasta el día de hoy y se le ha brindado acceso a estudios secundarios, universitarios y técnicos a cientos de miles de personas que habían quedado fuera del sistema educativo.

Desde la declaración de 2005, el Gobierno Nacional ha dado continuidad a estos programas educativos. Este año, el presidente Nicolás Maduro anunció que la Misión Sucre arribará a una nueva etapa, que además de garantizar el empleo para sus egresados, brindará la oportunidad de cursar estudios de postgrado de manera gratuita en el extranjero.

“Ya le he dicho al ministro de Educación Universitaria, Manuel Fernández, para los compatriotas de la misión Sucre y los estudiantes de todas las universidades, yo he aprobado los recursos para enviar 50 mil estudiantes y profesionales venezolanos en este final de semestre, enviarlos a estudiar en las mejores universidades del mundo para preparar a los científicos, profesionales y los expertos en todas las materias de desarrollo actual del mundo”, explicó Maduro.

El mandatario destacó que las carreras que van a estudiar son ciencias de la salud, las más modernas tecnologías como robótica, nanología, tecnologías de las comunicaciones, ingeniería civil, de la producción de alimentos, desarrollo industrial y economía, para “traer el conocimiento a nuestro país”.

Como parte de la Misión Sucre, que tiene sedes universitarias en localidades de todo el país, se han graduado 331 mil profesionales y ahora, Venezuela enviará 50 mil estudiantes y profesionales a estudiar a las mejores universidades del mundo, señaló Maduro.

Asimismo, el mandatario adelantó la creación del Movimiento Pedagógico Bolivariano para desarrollar la masificación de la educación en todos sus niveles con la calidad que merece el pueblo venezolano.

“Sigamos el rumbo de construir una patria con optimismo, con amor, que llene de felicidad a todos, que satisfaga el alma y la vida de cada venezolano, de cada hogar, de cada familia de nuestra sociedad”, culminó Maduro.

Publicada originalmente en el semanario El Popular (Montevideo, Uruguay, número 290, 23 de octubre de 2014) con datos de la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) y Prensa Latina.

Comentarios