Terrorismo fascista pretendió sembrar la muerte este martes en Caracas

Un ataque armado fue perpetrado este martes en horas de la tarde contra las sedes del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz (Mpprijp) en Caracas. Por ello, tomaremos parte de la nota de prensa elaborada desde la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Uruguay y analizaremos en función de esta información, de forma tal de difundir estos hechos terroristas y cerrar el paso a la violencia que pretende entronizarse en la Patria de Bolívar y Chávez.

El ataque se realizó desde un helicóptero del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc, policía científica venezolana) -un Airbus Bölkow modelo 105, siglas Cicpc-02- que fue hurtado de la base aérea militar Francisco de Miranda (La Carlota, Caracas), la misma que ha sido blanco de reiterados ataques opositores en el correr de los últimos meses.

Los terroristas dispararon contra el edificio del Mpprijp en la avenida Urdaneta (centro de Caracas) y luego lanzaron cuatro granadas contra el edificio del TSJ (norte de la capital venezolana).

El perpetrador fue identificado como Oscar Alberto Pérez, quien se valió de su condición de inspector adscrito a la División de Transporte Aéreo del Cicpc, para hurtar el vehículo y cometer los atentados.

Maduro condenó el ataque

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció y condenó este ataque terrorista e informó que se ha activado el plan de defensa aérea.

“Dispararon contra el TSJ y luego contra el Ministerio de Interior, Justicia y Paz”, manifestó desde el acto de entrega del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2017, que se realizó en el Palacio de Miraflores en Caracas.

Maduro señaló que “inmediatamente se activó todo el plan de detección y defensa aérea. Esas personas lanzaron granadas, una no explotó. Había en el TSJ una actividad social. Pudieron haber ocasionado varias decenas de muertos o heridos, una tragedia. Dispararon desde el helicóptero contra oficinas del TSJ y luego sobrevolaron el edificio del Ministerio del Interior y Justicia. Este es el tipo de escalada armada que yo he venido denunciando”.

Indicó que ha activado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana “para defender el derecho a la tranquilidad, y tengan la seguridad que más temprano que tarde vamos a capturar al helicóptero y a los que han hecho este ataque terroristra armado contra las instituciones del país. ¡Condeno este ataque terrorista y le exijo a la MUD que condene este hecho de violencia eminentemente golpista!”

Destacó que los cuerpos de seguridad del Estado actuaron a tiempo, por lo que no hubo víctimas que lamentar y exhortó a que el Ministerio Público (Fiscalía) de un paso hacia la justicia.

El Ejecutivo Nacional advirtió que será capturado el autor de esta acción que calificó de terrorista.
Maduro denunció que algunos sectores de la oposición están promoviendo una guerra civil, “y nosotros, los venezolanos de bien, no se los vamos a permitir”.

TSJ ratificó compromiso con la paz y la justicia

El presidente del TSJ, magistrado Maikel Moreno, rechazó y condenó “el ataque terrorista que sufrió el Máximo Juzgado venezolano en la tarde de este martes, cuando un helicóptero atentó contra su sede disparando y lanzando objetos explosivos que pusieron en peligro la integridad física de los trabajadores y trabajadoras que se encontraban dentro de sus instalaciones”.

Luego de inspeccionar la zona afectada por el ataque, Moreno aseguró que este tipo de acciones no van a amedrentar a los Magistrados y Magistradas, sino que al contrario los conseguirán más firmes en sus actuaciones enmarcadas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

El magistrado destacó que a pesar de la gravedad del ataque, no hubo ninguna víctima que lamentar y reiteró su rechazo a cualquier tipo de manifestación o acción violenta que ponga en peligro la integridad de las personas, provoque daños materiales y cercene los derechos de los ciudadanos y ciudadanas, al tiempo que ratifica su llamado a la convivencia, al diálogo, al respeto y a la solidaridad, para continuar consolidando la cultura de paz que caracteriza al pueblo venezolano.

Un funcionario traidor

El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) condenó el atentado terrorista ocasionado por un funcionario “traidor” de este ente policial.

En su cuenta oficial en la red Twitter, el órgano investigativo rechazó este hecho y garantizó: “la acción individual de un traidor al CICPC no empañará una trayectoria en pro de la Patria buena”.

Reiteró que “la familia del CICPC repudia las acciones de un terrorista que atentó contra la vida de seres inocentes. No al terrorismo”.

Garantizó que “el CICPC está comprometido con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Si un miembro de este cuerpo la viola, debe recibir todo el peso de la ley. Castigo al traidor”.

El cuerpo policial indicó que “quien traiciona a su país, traiciona a la humanidad. Cero impunidad con los terroristas. El CICPC con la Patria buena”.

El organismo de seguridad ciudadana dejó saber que “siente vergüenza de un funcionario que traiciona a la Patria y pone en peligro la vida de sus ciudadanos. NO al terrorismo”.

Comunicado del Gobierno Bolivariano

El ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información, Ernesto Villegas, dio a conocer en la noche del mismo martes un comunicado del Gobierno Bolivariano en el que llama al pueblo a estar alerta frente a la escalada golpista que pretende alterar el orden constitucional.

El texto íntegro del comunicado puede ser leído en http://minci.gob.ve/2017/06/ataques-sedes-gubernamentales-forman-parte-plan-golpista-sectores-opositores/ y en él se denuncia esta acción como “parte de una escalada golpista contra la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y sus instituciones”.

En el comunicado, leído por el ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información, Ernesto Villegas, se emplaza a los partidos políticos coaligados en la llamada Mesa de la Unidad Democrática, a la jerarquía eclesiástica y demás factores de la sociedad venezolana a condenar resueltamente estos hechos y a deslindarse de una vez por todas de la violencia.

Hasta aquí la mayor parte de la nota publicada el pasado miércoles por la sección de Prensa de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Uruguay.

Murmullos de ratón y silencios que atruenan

En horas de la tarde del 28 de junio fue ubicado el helicóptero utilizado en un helipuerto improvisado en la zona de Osma, estado Vargas, muy cerca de Caracas en la zona norte-costera de Venezuela.

Se presume que los tripulantes de la aeronave habrían abordado una embarcación para huir del país.

El nuevo canciller venezolano Samuel Moncada (designado como sustituto de Delcy Rodríguez, quien realiza campaña para ser elegida constituyentista) señaló al mediodía de este día que si bien consideraba estas acciones como propias de un psicópata, no era menos cierto que puede como un acto golpista.

Moncada, quien hasta hace unos días se desempeñaba como viceministro para América del Norte y representante de Venezuela antela Organización de Estados Americanos (OEA) denunció que dirigentes opositores, medios de comunicación y los gobiernos de algunos países “siempre muy preocupados por Venezuela” no habían condenado las acciones de Pérez, directamente las habían defendido o incluso algunos las consideraron insuficientes para el cumplimiento de los objetivos opositores.

Moncada señaló que el pueblo venezolano ha respondido y responderá con movilización por la paz, organización y votos para la Asamblea Nacional Constituyente, la que permitirá resolver los necesarios espacios de dialogo de materia democrática y constitucional.

En suma, en tanto la oposición no ha logrado sumar gente -más bien ha perdido muchísimos seguidores y apoyos a lo largo de estos tres meses de locura fascista desatada-, aumenta su desesperación y por lo tanto también su nivel de violencia.

La derecha fascista sabe que se está desmoronando su pretendida rebelión y su estrategia golpista. Sus huelgas generales son inexistentes y sus trancazos no van más allá de una esquina céntrica en los municipios ricos de algunas grandes ciudades.


 El pueblo venezolano está resistiendo y venciendo, pero la bestia herida amenaza con peligrosos zarpazos a diestra y siniestra.

Comentarios