Ir al contenido principal

Venezuela: Chávez está presente

El espíritu de Chávez se hizo presente esta semana en los hombres y mujeres de Venezuela. No solamente porque se cumplieron cinco años de su partida física, sino porque el legado chavista de construir una sociedad socialista con paz, democracia y libertad pugna por imponerse ante quienes pretenden empujar a la Patria de Bolívar por el despeñadero del golpe de Estado, la intervención imperial y la guerra civil.

Chávez no murió, se multiplicó

Este lunes llovió copiosamente en Caracas. Como en cada uno de los aniversarios después de que el 5 de marzo de 2013 a las 4:25 de la tarde el hoy presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunciara el fallecimiento del comandante Hugo Chávez. 

El cielo gris y el ánimo también gris de todas y todos los venezolanos -que recordamos perfectamente dónde estábamos y qué hacíamos cuando recibimos esa noticia hace ya cinco años- no impidió que de mil y una formas el pueblo expresara la resistencia ante todos los intentos de desestabilizar al país, su economía y su paz.

Decenas de movilizaciones, homenajes, celebraciones religiosas, encuentros, conversatorios, jornadas de debate en Venezuela y el mundo entero, pero sobre todo millones de venezolanas y venezolanos produciendo fueron la mejor demostración de que más que llorar a Chávez, todas y todos tenemos la obligación de intentar ser como él, o al menos de preservar y profundizar su legado.

En el momento donde los ataques contra la economía venezolana y contra la propia subsistencia del pueblo se multiplican, el pueblo venezolano se organiza para enfrentar estas agresiones y al mismo tiempo construir una nueva economía que supere el rentismo petrolero y permita la diversificación de la misma.

El grito de "Chávez vive, la lucha sigue" resuena hoy con la misma fuerza que hace cinco años, cuando interrumpía el respetuoso silencio de los millones de hombres y mujeres que acompañaron a Chávez en río humano que lo cortejó con dolor y compromiso eternos.

XV Cumbre de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA)

Como parte del homenaje al comandante Chávez, sesionó en Caracas la XV Cumbre de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

De la misma participaron representantes diplomáticos y de gobierno de los países que la componen, entre los que se destacaron diversos mandatarios que acompañaron al presidente venezolano Nicolás Maduro; ellos fueron el boliviano Evo Morales, el cubano Raúl Castro, el nicaragüense Daniel Ortega y el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit.

Además de participar de los actos conmemorativos, los presidentes de la ALBA-TCP (creación del propio Chávez y del comandante Fidel Castro) emitieron un pronunciamiento en la que ratificaron la declaración de América Latina como zona de paz y reclamaron "la estricta observancia de los Propósitos y Principios de la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, entre otros, la solución pacífica de controversias, la prohibición del uso y de la amenaza del uso de la fuerza, el respeto a la libre determinación, a la soberanía, la integridad territorial, y la no injerencia en los asuntos internos de cada país".

En la mencionada declaración reiteraron la decisión de "continuar impulsando la construcción de un nuevo orden internacional, justo e inclusivo, multicéntrico y pluripolar". 

El ALBA denunció los intentos de resucitar la Doctrina Monroe, así como la amenaza militar y los llamados a un golpe militar contra el gobierno constitucional de Venezuela. 

Al mismo tiempo, reiteraron su compromiso con los procesos de integración genuinamente latinoamericanos y caribeños como CELAC, UNASUR, PETROCARIBE, CARICOM y el ALBA-TCP, para garantizar la soberanía, independencia, igualdad y autodeterminación de nuestros pueblos.

"Expresamos nuestro desacuerdo con el pronunciamiento de un grupo de países del continente, emitido el 13 de febrero de 2018 en Lima, Perú, que constituye una intromisión en los asuntos internos de la República Bolivariana de Venezuela", señalaron.

Los mandatarios rechazaron la exclusión de Venezuela y de Maduro de la VIII Cumbre de las Américas y se exigió respeto a la legalidad de la organización de la Cumbre de las Américas. 

La Cumbre rechazó asimismo "las medidas coercitivas unilaterales y las sanciones impuestas contra la República Bolivariana de Venezuela, que afectan la vida y el desarrollo del noble pueblo venezolano y el goce de sus derechos".

Además de repudiar la corrupción política y económica en la región y comprometerse a luchar contra la misma; se reafirmó la voluntad de fortalecer la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) "como mecanismos de diálogo para consolidar la integración de nuestra región"; se reclamó el levantamiento incondicional del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos a Cuba; se destacó la voluntad del pueblo y el gobierno de Bolivia en la búsqueda pacífica de soluciones para obtener su salida al mar; se felicitó al pueblo ecuatoriano por su participación en la consulta popular y el referéndum del 04 de febrero de 2018 y se respaldó a los países caribeños, "víctimas de devastadores fenómenos naturales y del cambio climático, de tal forma que contribuyamos de manera activa a superar los estragos que provocaron".

Todos somos Venezuela

Inmediatamente a la XV Cumbre del ALBA-TCP, se desarrolló en la misma Caracas la II Jornada Mundial de Solidaridad con la Revolución Bolivariana "Todos somos Venezuela".

Con la partricipación de casi 400 delegadas y delegados de más de 90 países de los cinco continentes, los pueblos del mundo le dieron su abrazo al pueblo y al gobierno venezolanos, haciéndoles saber que no están solos y que cuentan con el apoyo de los hombres y mujeres del mundo entero.

En este encuentro, representantes de movimientos y organizaciones sociales, partidos políticos, mujeres, jóvenes, trabajadores y trabajadoras, creadores e intelectuales, campesinos y campesinas, religiosos y religiosas expresaron su solidaridad y apoyo militante al pueblo venezolano y a la Revolución Bolivariana.

Las delegadas y delegados participaron además en diversos foros que trataron los desafíos de las luchas de género y feministas; los retos para asegurar el futuro de los jóvenes; la defensa de los derechos sociales en el marco del neoliberalismo; los aportes al pensamiento liberador a las luchas populares; y las estrategias para enfrentar la guerra simbólica y cultural contra los pueblos.

"Todos somos Venezuela" repudió "enérgicamente la gravísima escalada de agresiones contra la democracia y la soberanía de Venezuela por parte del Gobierno guerrerista de Donald Trump, los poderes corporativos globales y el aparato industrial militar del imperialismo estadounidense, que pretenden derrocar al Gobierno legítimo de Venezuela, destruir el proyecto de democracia bolivariana y apropiarse de los recursos de la patria venezolana". 

Del mismo modo fue condenada "la amenaza de Donald Trump de una potencial intervención militar en Venezuela y alertamos que dicha declaración no es mera charlatanería. La opción militar contra la Revolución Bolivariana se encuentra dentro la estrategia y la doctrina geopolítica estadounidense para el siglo XXI. El mundo debe saber que una agresión militar a Venezuela provocaría en la región una crisis de dimensiones históricas y de incuantificables e impredecibles efectos humanos, económicos y ecológicos". 

“Advertimos al imperialismo y a las élites lacayas que le hacen el juego: ¡los pueblos de América Latina, el Caribe y el mundo jamás permitirán que Venezuela sea tocada por la ambición de la bota militar estadounidense!”, señalaron las delegadas y delegados que participaron en representación de millones de personas a lo largo y ancho del planeta.

Las y los asistentes a la Jornada Mundial en Solidaridad con la Revolución Bolivariana denunciacron además que “se busca destruir la integración regional, y abolir de facto el principio de la carta fundacional de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe que declara a la región como una zona de paz”. 

Del mismo modo rechazaron la “actitud vergonzosa y anti histórica” del Grupo de Lima y de las “élites regionales que hoy encabezan el saqueo a sus pueblos, entregan la soberanía a las transnacionales, incrementan la pobreza, la desigualdad y violan los derechos humanos, carecen de toda autoridad moral y política para cuestionar la democracia venezolana”. 

Los asistentes al encuentro en Caracas repudiaron el sabotaje “a los procesos productivos, financieros y comerciales, impidiéndole el acceso a alimentos, medicinas y bienes esenciales” y al diálogo desarrollado en República Dominicana. 

Alertaron a los pueblos del mundo sobre la “aviesa intención de desconocer los resultados de la elección del 20 de mayo por parte de Gobiernos e instancias internacionales que están involucrados directamente en la guerra contra Venezuela”. 

Reconocieron la heroica resistencia del pueblo venezolano frente a los embates de la agresión económica, el bloqueo financiero y todas las formas de sabotaje que está sufriendo Venezuela y apoyaron la estrategia económica, financiera, política y diplomática que está ejecutando el Gobierno Bolivariano y el Presidente Nicolás Maduro, para superar los problemas y para la construcción del modelo humanista del Socialismo Bolivariano. 

Las elecciones van

Mientras tanto, continúa el cronograma electoral consensuado por los partidos que respaldan la candidatura del presidente Nicolás Maduro y sectores de la oposición.

Entre los acuerdos adoptados el pasado 1° de marzo se estableció que se incluirá en los comicios de mayo la elección de los integrantes de los Consejos Legislativos Estadales y de los Consejos Municipales.

Se acordó también solicitar a la Organización de Naciones Unidas (ONU) que conforme una misión de observación electoral que acompañe el proceso.

Las partes se comprometieron asimismo a garantizar el desarrollo pacífico del proceso y a rechazar cualquier acción violenta, así como a garantizar el equilibrio en el acceso a los medios de comunicación públicos, privados y digitales.

Se decidió una extensión del plazo de inscripción de ciudadanas y ciudadanos en el Registro Electoral Permanente, tanto dentro del país como en los países en los que existe representación venezolana.

Mientras tanto, la Organización de Estados Americanos y su secretario general Luis Almagro, el presidente estadounidense Donald Trump y algunos de los “perritos que le mueven la cola” (al decir del inefable mandatario peruano Pedro Pablo Kuczynski) siguen intentando boicotear la democracia venezolana con el objetivo de permitir que se reinstale un gobierno títere que le garantice al imperialismo norteamericano reapropiarse de los recursos estratégicos venezolanos y de su privilegiada posición geopolítica.

El pueblo bolivariano y el resto de los pueblos del mundo -especialmente los de la región latinoamericana- han dejado claro nuevamente que no lo permitirán. La memoria del eterno comandante Chávez nos lo reclama.

Comentarios